domingo, septiembre 07, 2008

AGOSTO

La Vida que mira la Muerte


Inesperadamente estuve conversando con la muerte.

He podido asomarme a su interior y

ver sus yermos encendidos con relámpagos color ocre

iluminando caminos que no conducen a ningún lugar.


He tocado su tez lampiña, deshidratada y

encogida en mil arrugas que desdibujan el cuerpo

y hacen que el tercio de vida que resta,

sea inquietante, doloroso, desolado.


He escuchado su largo silencio

el eco interminable de su vacío,

las llamaradas del aparente bienestar,

las respuestas a repetidas preguntas,

la humildad ante su imponente destino.


He olido su aliento a alcohol,

a bilis estancada, a saliva reseca,

el húmedo sudor que despide el miedo,

la angustia desbordada que se descarga

en un grito furioso.


He sentido su temblor,

sus huesos sobresalientes

sus músculos desahuciados,

su arrogante irrevocabilidad

los cristales rotos de la frágil vitalidad.


He estado lado a lado con la muerte...

me he volcado sobre mi vida



Carmen Elena Ochoa P.

6 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Dios, la muerte es peor de lo que imaginaba.

Buen poema.
Besos.

La Gata Insomne dijo...

Tocaya
es cierto doy fe, de que has estado lado a lado con la muerte.Nadie que no lo haya estado puede dar un testimnio, tan terrible y hermoso como este.
Como tú, después de yacer a su lado una y mil veces, he decidido volcarme sbre mi vida.

Este agosto es sencillamente MARAVILLOSO, un gran poema, limpio, profundo y redondo

un abrazo

La Gata Insomne dijo...

he vuelto a leerlo y tengo que volver a decirte que es buenísimo

nos alimentamos en el mismo charco, parece sucio y doloroso y tal vez lo sea, pero en él aprendemos y crecemos más que si nos alimentara un río cristalino

otro abrazo

Aramakao dijo...

BUENISIMO POEMA
UN FUERTE ABRAZO AMIGA

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, un placer visitarte.Una muy buena combinación de las letras con las imagenes. Te invito muy cordialmente a mi blog: www.mandalaspoemas.blogspot.com

Desde Barranquilla, Colombia te envío un fuerte abrazo.

Víctor

Cynthia dijo...

Hola, no digo más, la verdad que simplemente me gusta. Saludos