domingo, abril 15, 2007

NOVIEMBRE


Danza

Entre velos suaves me desnudo
entre texturas danza mi piel
Ante la música ,el movimiento
me inclino placenteramente
No hay miedo de caer.

Al caer me quedo suspendida
el tiempo se detiene
Un recuerdo se hace vida
la vida sigue cada instante para mí.

Las caderas suben y bajan
la feminidad se afianza.
Todo mi cuerpo quiere ser mujer
No hay duda ni envidia

Las entrañas otra vez me guían
me oriento en un espacio justo
Hay un lenguaje, una interpretación
el ritmo es una hermosa letanía

No voy a esperar que la muerte me sorprenda
sin haber danzado desde mis riñones
desde mis caderas
desde mi espíritu
una y otra vez.

Carmen Elena Ochoa

4 comentarios:

cacho de pan dijo...

danza, danza, bendita, que el que no danza no conoce el profundo significado de la vida.

Mandrágora dijo...

Cierto...puedes llegar a otro estado de consciencia cuando te entregas a la danza bendita

La Gata Insomne dijo...

sin palabras

ese noviembre es místico
se danza desde el vientre
desde cuando estamo en el vientre
y luego en el centro del vientre

pues déjate llevar por esa danza, es una buena manera de guiarte

Mandrágora dijo...

Son instantes que parecen todo en un momento dado y dejan un gusto por lo más íntimo y placentero...